Sobre Kiara Galvan

Mi nombre es Kiara Galván, soy Maestra Tarotista, Vidente y Numeróloga; le he dedicado más de 30 años de mi vida al aprendizaje y a la enseñanza del Tarot, así como también al ejercicio del Tarot profesional.

En la primavera de 2019 comencé a incursionar en las Redes Sociales, creando una fanpage, un Instagram y un canal de Youtube, sin ser una tarea fácil, y más aún en mi caso que provengo de la «vieja escuela», donde las consultas a las «cartas del tarot» se hacían cara a cara, en un consultorio o en la casa de la tarotista.

En ese entonces, el Tarot no era un producto de consumo masivo, estaba rodeado de una mística muy particular, toda aquella persona que consultaba sabía que la consulta tenía un costo y esperaban horas y horas en la sala para ser atendidos. En esa época, y pienso que aún hoy en día, las personas identificaban al Tarot con los «trabajos espirituales» y las ciencias ocultas; por lo que en lugar de “Tarotista» o «Maestra», muchas veces fui llamada «curandera», «mano santa» o simplemente «bruja».

Mi historia con el Tarot comienza en 1989, cuando tenía 19 años de edad, y en el grupo de amigas, una de ellas sabía «tirar» las cartas españolas, eso de saber no es del todo exacto, sólo conocía algunos significados, pero le ponía actitud, que en definitiva es lo que vale. Esas tres o cuatro cosas que sabía fueron suficientes para despertar mi pasión, curiosidad y sobre todo ansiedad de saber qué va a pasar con tal o con cual muchachito que en ese momento estaba en mi corazón, como se imaginarán el «monotema» de ese lapso de mi vida era el amor; por lo que esa tirada de cartas (la primera de mi existencia) captó toda mi atención. Lo que hoy en pedagogía denominamos «conocimiento significativo».

Lo curioso fue que en lugar de quedarme con la predicción de Roxana (así se llamaba mi primera «brujita tarotista») le pregunté qué significaba cada carta de las que habían salido y fue muy generosa porque me contó todo lo que sabía, ese fue el principio de mi «carrera» como cartomante.

Ese mismo día, Roxana me dice: ¿Te animas a tirarme las cartas?, y le dije “sí, claro” (inconsciente) y justo se me cayeron al piso, no me pregunten cómo, ni por qué, pero con los tres o cuatro significados que había memorizado tejí una historia. Las cartas me hablaban y me marcaban cada una de las palabras que tenía que decir, simplemente me dejé llevar, lo que me sigue sucediendo hoy en día, después de más de 30 años de aquella tarde de verano.

Se imaginarán que de ahí en adelante, les echaba las cartas a todas mis amigas y familiares, y es muy cierto ese dicho que dice «el hábito hace al monje» si quieren que les sea sincera, aprendí a tirar las cartas justamente, tirando las cartas. Pero fue ese día, en ese preciso instante, que me di cuenta que ya no había vuelta atrás, que mi futuro estaba ligado a las cartas y ese, sería mi medio de vida.

Pasaron los años, las cartas sólo eran un hobbie para mí, estudié y me recibí de abogada (profesión que nunca ejercí), en 2003 conocí a mi primer marido, durante nuestro noviazgo una noche me preguntó: ¿Qué te gustaría que te regale? y le dije sin dudar: “Un libro que me explique el significado de las cartas”, y él, que esperaba que le dijera una pulsera o una cartera, pues no, la señorita quería aprender a tirar las cartas de manera profesional.

Nos casamos y nos fuimos a vivir a España; éramos dos locos ilegales en un país desconocido; obviamente que el libro y las cartas viajaron conmigo al viejo mundo.

Decidida a trabajar de tarotista, aunque no sabía ni la mitad de los significados; pero eran tantas las ganas de vivir en España, de conocer el nuevo mundo, de cambiar de vida, que si tenía que estudiar lo que sea, lo haría.

Estuve 15 días encerrada en el departamento estudiando el libro, repasando los significados uno por uno al reverso de las cartas, aprendiendo cómo distribuir la baraja y su posición. Cuando me sentí preparada salí a buscar trabajo y me tomaron; fue todo un descubrimiento; resultó que sabía muy bien lo que hacía y los dueños del gabinete quedaron muy conformes con mi rendimiento.

Nunca dejé de estudiar significados y simbolismo, este mundo es infinito, tanto como seres humanos y situaciones de la vida diaria. En España trabajé para los más prestigiosos Gabinetes Astrológicos; me contrataron para hacer televisión local y en radios de Barcelona, siempre tirando las cartas al público en vivo, si quieren que les cuente un secreto (amo las cámaras), por lo que hacer dinámicas en vivo no fue ningún problema para mí, porque sé lo que hago y dónde estoy parada.

Ahora, en este contexto tecnológico y virtual, supe adaptarme a los nuevos tiempos y llevar a otro nivel el Tarot especializado en el amor y el retorno de parejas; en el trascurso de este año fui construyendo vínculos con tarotistas, colaboradoras y técnicos; con los que tengo un gran cariño y empatía, entre todo fuimos construyendo día a día lo que ven en las Redes. Si bien, todos los días es un volver a empezar, ya que los problemas fueron y son múltiples, lo fuimos solucionando de uno a la vez, gracias al respaldo del conjunto de recursos humanos que siempre creyeron en mí y sobre todo en mi proyecto.

No dejo de agradecer a los seguidores que han sido fieles desde el principio.
Hoy tengo el honor de anunciar un paso más en el desarrollo y expansión de la marca que es mi página web: www.tarotkiaragalvan.com, los invito a visitarla.

Abrir chat